Inicio Descubrir Visitas y Patrimonio La leyenda de los Mosqueteros

La leyenda de los Mosqueteros

La leyenda de los Mosqueteros

Con no menos de tres mosqueteros que tienen un lazo con el valle, Barétous puede enorgullecerse de ser el valle de los mosqueteros.

Cabeza de partido de Barétous, el pueblo de Aramits es indiscutiblemente la cuna de la familia de Aramitz cuyo Hanry, nacido hacia 1620, inspiró el Aramitz de Alexandre Dumas. A la diferencia de otros mosqueteros bearneses, descritos más lejos, Aramitz era de origne noble y su familia desempeñó un papel activo durante las guerras de religión que asolaron Béarn y Soule bajo el reinado de Juana de Albret. Es en mayo de 1640 que Henry de Aramitz entró en los mosqueteros donde encontró a su padre Carlos que ocupaba el puesto de sargento de caballería. Los archivos militares no indican nada sobre los estados de servicio del padre y del hijo , ni lo que se hicieron después de la disolución de su companía en 1646. Sabemos en cambio que Henry se casó en 1650 con Juana de Béran Bonasse cuya familia fue propietaria del castillo de Arette. Al residir en Aramits, cerca de la gendarmería actual, ignoramos todo de su existencia hasta la fecha y el lugar de su defunción. El pórtico de su propiedad es todo lo que queda de su morada familiar desgraciadamente afeitada en 1980.

A algunas leguas de ahí, cerca de la iglesia de Lanne, una gran morada cuadrada habría pertenecido a un sobrino de Isaac de Portau, alias Porthos de Dumas. Aunque Aramis, este personaje tan vivo en la novela, dejó sólo bien pocos indicios sobre su historia. Nacido en Pau, de una familia originaria de Audaux, Isaac de Portau era el hijo de un secretario general del Parlamento de Navarra. Sirvió en las Guardias francesas en 1640 y entró en los mosqueteros en 1643 antes de que se ierda todo rastro de su existencia. Entonces por qué no creer en la leyenda local que afirma que, cansado por una vida de las más llenas, habría encontrado cerca de su sobrino, el abra de paz que todo hombre desea al final de su vida.

Cuatro mosqueteros, se queda Athos que, nacido cerca de Sauveterre hacia 1620, no tiene que ver nada con nuestro valle aunque hubiera tenido un lazo de parentesco con Conde de Tréville, actor indiscutible, de la entrada entre los mosqueteros de numerosos gascones y en particular de Bearnés.

Galeria de fotos